LOS 1O MEJORES LUGARES PARA VISITAR EN ARGENTINA

Lugares para visitar en Argentina:

1-Buenos Aires

Es el punto de entrada y el lugar por el que pasarás más de una vez durante tu viaje, y en el que probablemente quieras quedarte un tiempo. Buenos Aires es una ciudad atrapante, con una enorme propuesta de actividades culturales, vida nocturna y paseos para todos los gustos.

Cada barrio tiene su personalidad marcada, por lo que vas a necesitar varios días para poder recorrerlos. Si es tu primera vez en la ciudad, estos son los que te recomiendo visitar:

La Boca

Este barrio del sur de Buenos Aires es quizás el más buscado por los turistas por sus fotogénicas casas multicolores, antiguos conventillos (casas compartidas) en las que vivían varias familias, especialmente de inmigrantes que llegaron de Europa a fines del Siglo XIX y principios del XX. La mayoría de ellos actualmente funcionan como museos, galerías de arte o negocios de suvenires, aunque más allá de la turística peatonal Caminito todavía quedan algunos que siguen siendo viviendas.

En este barrio se encuentra también uno de los estadios de fútbol más famosos del mundo: La Bombonera, donde juega Boca Juniors. Ver un partido, con todo el ambiente tan único que le dan las hinchadas argentinas, es una experiencia inolvidable incluso si no te gusta el fútbol, pero si no tenés la oportunidad de hacerlo igualmente podés visitarlo por dentro.

San Telmo

Es el barrio contiguo a La Boca, y el que mejor mantiene la esencia porteña de tango en sus calles. El corazón del barrio es la Plaza Dorrego y el Mercado de San Telmo, dedicado principalmente a las antigüedades pero donde también podrás parar en alguno de los bares a comer algo durante tu visita.

Los domingos es el día más popular ya que está la feria de la calle Defensa, y vas a poder ver shows de tango callejeros. Es un excelente momento para visitarlo, pero si querés pasear con más tranquilidad, quizás te conviene hacerlo un día de semana.

Centro de Buenos Aires

En los barrios de Monserrat, San Nicolás y Retiro es donde están varios de los puntos más conocidos de Buenos Aires, como la Plaza de Mayo, corazón político y social de la capital argentina y que se encuentra rodeada por los edificios de la Casa Rosada (casa de gobierno), el Cabildo (antigua casa de gobierno, hoy museo histórico), y la Catedral.

Otros lugares representativos de Buenos Aires que encontrarás paseando por acá, son: el Obelisco sobre la Avenida 9 de Julio, una de las más anchas del mundo; la Avenida de Mayo, llena de edificios de majestuosa arquitectura y que une la Plaza de Mayo con el Congreso; los teatros sobre la calle Corrientes; y, si hablamos de teatros, el más emblemático de todos: el Colón, considerado como uno de los teatros de ópera más importantes del mundo.

Puerto Madero

En unas pocas cuadras pasarás de los barrios históricos al más moderno de Buenos Aires: Puerto Madero. Lo que hasta hace poco tiempo atrás era un lugar en estado de semi abandono, el antiguo puerto principal de la ciudad pasó por un enorme proceso de transformación urbana comenzado a principios de la década del 90 para revalorizar esta zona estratégicamente ubicada, convirtiéndola en el barrio más exclusivo de la ciudad.

Si bien ocupa un espacio compacto, la mayoría de los visitantes termina pasando una tarde completa caminándolo de punta a punta, disfrutando del ambiente relajado junto al río y la gran variedad de bares y restaurantes.

También es conocido como “el barrio de las mujeres”, ya que el nombre de sus calles son un homenaje a las mujeres que hicieron la historia grande de nuestro país. Entre estos tributos está el Puente de la Mujer, diseñado por el polémico arquitecto valenciano Santiago Calatrava.

Recoleta

Para los porteños, Recoleta es sinónimo de barrio snob, con lujosas mansiones reconvertidas en hoteles de lujo y embajadas; pero hay otra parte de este barrio que es apta para todo público, y que es con lo que los turistas lo identifican.

El Cementerio de Recoleta es un lugar que no deberías dejar de visitar, aunque quizás te suene raro incluir un cementerio entre tu lista de cosas para hacer. Si bien se hizo mundialmente famoso por ser el lugar donde después de un sinfín de idas y vueltas finalmente pudo descansar el cuerpo de Evita Perón, esta compacta necrópolis es un verdadero museo a cielo abierto, en el que cada mausoleo es una obra de arte.

Junto al cementerio está el Centro Cultural Recoleta, espacio con una agenda plagada de eventos culturales gratuitos, desde proyecciones de películas de cine independiente hasta shows de freestylebreakdance y recitales. Si venís un fin de semana también vas a poder visitar la feria de artesanos de la Plaza Alvear (comúnmente mal llamada Plaza Francia).

Palermo

El barrio más grande de Buenos Aires es conocido por ser el pulmón de la ciudad, con un enorme conjunto de parques con lagos, entre los que se destacan el Jardín Japonés (el más grande de su estilo fuera de Japón), el Rosedal, el Botánico y el Ecoparque (antiguo zoológico reconvertido en parque público).

La otra cara de Palermo es lo que actualmente se conoce como Palermo Hollywood y Palermo Soho, nombre marketinero para llamar a lo que en mi infancia era Palermo Viejo. Lo que hasta hace unos años atrás era un tranquilo barrio de casas bajas, se convirtió en el lugar de moda, lleno de cafeterías de especialidad, negocios de ropa, bares de tragos de autor y todo lo que supuestamente está “in”.

Estas dos partes de Palermo se prestan para pasear a toda hora, porque de día vas a encontrar una gran cantidad de ferias artesanales en sus plazas y los callejones llenos de arte callejero, y de noche es el lugar con la mayor concentración de bares y boliches (discotecas). Si hay algo que no te va a faltar en Palermo, es entretenimiento, por eso es la zona más elegida por los turistas y viajeros jóvenes para alojarse.

2- Cataratas del Iguazú

Una de las maravillas naturales del mundo, las imponentes Cataratas del Iguazú seguramente sean uno de esos imborrables recuerdos que te lleves de Argentina. Caminando por las pasarelas, después de recorrer camino de selva subtropical, llegarás hasta la gran estrella del recorrido: la Garganta del Diablo, un salto de 80 metros de alto y 150 de ancho que te hará vibrar las piernas y se asegurará de que te vayas mojado, por lo que es importante que tengas especial cuidado con la tecnología que lleves.

Para que no te agarren por sorpresa, también te aviso que prestes atención a los coatíes, que son unos muy lindos animalitos para ver pero pueden dejar de serlo cuando se te tiran encima del bolso en busca de comida. Mi consejo es que no lleves nada de comida a la vista durante la caminata.

La visita a este parque nacional se hace desde Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones, y suele combinarse con una excursión al parque nacional del lado brasilero, ya que las cataratas se encuentran en la frontera entre estos dos países. Del lado argentino vas a estar mucho más cerca de la cascada, sintiéndote envuelto por esta; mientras que del brasilero vas a tener una mejor vista panorámica. Mi recomendación es que, si podés, hagas ambas visitas.

En cuanto al nivel de agua, los meses del año en que las cataratas están en su mayor esplendor son diciembre y enero, pero la gran contra de visitarlas en esta época es que hace un tremendo calor y es cuando más llueve. De marzo a mayo y septiembre – octubre, las temperaturas son más agradables y la lluvia disminuye.

 

3-  Quebrada de Humahuaca

Los pueblos de la Quebrada de Humahuaca, en la Provincia de Jujuy, son uno de los 11 sitios de Argentina declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Estos pequeños poblados entre montañas rojizas, airampos y cardones, no solo son unos de los mejores lugares para visitar en Argentina por su espectacular entorno natural, sino también por las tradiciones culturales que conservan.

Febrero es el mes más importante del año para estas comunidades, cuando se festeja el carnaval y la fiesta está en sus calles. Pero en cualquier época vas a disfrutar de sus costumbres, ya que esto no es algo que se haga para satisfacer al turismo sino un estilo de vida. El mejor lugar para conocerlas es en las peñas, lugar de reunión donde grupos de amigos se juntan a guitarrear y cantar canciones de su tierra, acompañados por las infaltables empanadas y vino patero. En las peñas, como en los mercados, es donde vas a poder probar los sabores típicos del norte argentino que son únicos en el país, como los tamales (carne salteada con vegetales envuelta en harina de maíz y cubierta en chala de choclo), la humita (preparación a base de choclo envuelta en chala) y el locro (guiso de carnes y vegetales varios).

Los pueblos más visitados de la Quebrada de Humahuaca son PurmamarcaTilcara y Humahuaca, pero entre estos hay muchos más, que el hecho de ser menos turísticos hace que se sientan más auténticos, como MaimaráHuacalera Uquía.

Además de estos pueblos, hay varios lugares fantásticos para visitar desde ellos, entre los que te recomiendo El Hornocal, apodado como “El cerro de los 14 colores”, al que se llega desde Humahuaca; las Salinas Grandes, accesible desde Purmamarca; y el pueblo de Iruya, que si bien está en la Provincia de Salta, se llega por un sinuoso camino desde los principales pueblos de la Quebrada (lo más común es hacerlo desde Humahuaca).

4-  Circuito Salta – Cachi – Cafayate

Salta

La Ciudad de Salta es el centro urbano más grande del norte, y una de las capitales provinciales más bonitas de Argentina. Mi primera recomendación es que le des un gusto a los sentidos probando las excelentes empanadas locales. Un muy buen lugar para hacerlo es la peña La Casona, donde además de comer bien, todas las noches se arman zapadas improvisadas a puro folclore.

En la Plaza 9 de Julio, centro social de la ciudad, está el Cabildo histórico, ejemplo de arquitectura colonial y que es el más completo que se conserva en Argentina. A metros de este, el Museo de Arqueología de Alta Montaña preserva a las momias de Llullaillaco, dos niñas y un niño sacrificados por los incas como parte de sus ofrendas rituales a los dioses y enterrados en lo alto de este volcán a más de 6000 metros de altura, lo que hizo que estos se conservaran por alrededor de 500 años en perfecto estado.

Para tener una vista de la ciudad desde lo alto, podés subir al Cerro San Bernardo, ya sea caminando (son unos 40 minutos aproximadamente) o con el teleférico.

Dejando la ciudad en dirección a Cachi, comienzan las razones que hacen que haya elegido este circuito como uno de los mejores lugares para visitar en Argentina: la espectacular Cuesta del obispo se eleva hasta los 3400 metros de altura por un camino tan zigzagueante como escénico. Antes de comenzar esta subida pasarás por el Parque Nacional Los Cardones, en donde podés hacer una parada para recorrer alguno de sus senderos. Esta ruta conecta la ciudad de Salta con los Valles Calchaquíes.

Cachi

El pequeño pueblo de Cachi está rodeado por montañas de más de 5000 metros de altura, y conserva en los alrededores de la plaza central su estilo colonial, con construcciones pintadas totalmente de blanco para mantener una uniformidad estética.

Muchos turistas con poco tiempo hacen una breve parada en Cachi solo para comer algo antes de seguir hacia Cafayate, pero mi recomendación es que pases al menos una noche por dos motivos: primero, para poder pasear con tranquilidad por este hermoso pueblo y recorrer algo de sus alrededores; y segundo, porque el camino desde Salta hasta Cafayate es muy largo, no tanto en kilómetros sino por las condiciones de la ruta y la cantidad de paradas que vas a querer hacer de camino para sacar fotos. Para mí, haciéndolo a las apuradas te estarás perdiendo de lo mejor, que es justamente el camino.

El siguiente tramo, de Cachi a Cafayate, creo que es el más espectacular, recorriendo La quebrada de las flechas. Son 150 kilómetros por la mítica Ruta 40 (la que une Argentina de sur a norte), casi en su totalidad de ripio. Como dije, es un viaje que parece corto en los planes, pero en el que te podés demorar unas cuatro horas o más. Algo importante a tener en cuenta es que no hay transporte público entre Cachi y Cafayate, por lo que si no tenés tu propio vehículo podés viajar a dedo como hice yo.

Cafayate

El centro más grande de los Valles Calchaquíes es famoso por su vino de altura, en especial la variedad torrontés, un vino blanco dulce. Hay muchas bodegas en la que podés hacer una visita con degustación, y también podés probar su famoso helado de vino, que según aseguran sus creadores, es el primero del mundo.

Saliendo de la ciudad volvemos a encontrarnos con las maravillas naturales. La Quebrada de las conchas te acompañará por gran parte del recorrido hasta Salta, con varias paradas de camino en formaciones naturales como Los castillos, el Mirador tres cruces, El anfiteatro y La garganta del diablo. Esta ruta sí está pavimentada en su totalidad y hay transporte público que la realiza.

Otra opción, en lugar de volver a Salta, es continuar hacia Tucumán, parando en Amaicha del Valle y Tafí del Valle.

5-  Talampaya e Ischigualasto

Las provincias de La Rioja y San Juan son tierra de una zona de paisajes que te harán viajar imaginariamente a otro planeta. Los parques Talampaya e Ischigualasto, uno de cada lado de la frontera provincial, no suelen ser tenidos en cuenta por los turistas que hacen su primer viaje al país, pero después de haberlos conocido creo que son de los mejores lugares para visitar en Argentina.

Milenios de erosión del agua y el viento sobre el terreno, sumado al clima desértico, dieron como resultado formaciones naturales de altos paredones, cañones y curiosas geoformas. El paisaje atípico de esta zona hizo que a Ischigualasto se lo conozca popularmente como “El valle de la luna”, y que ambos hayan sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

De contar con poco tiempo, los dos parques pueden ser visitados como una excursión de día completo. Los puntos de partida más comunes para visitarlos son Villa Unión (más cercano a Talampaya) y San Agustín del Valle Fértil (próximo a Ischigualasto), pero también hay excursiones desde las capitales provinciales de La Rioja y San Juan.

6-  Mendoza y sus viñedos

Si te gusta el vino de calidad, Mendoza es tu lugar en Argentina. Algunas de las bodegas más exclusivas del mundo se encuentran en esta provincia, entre otras de pequeña producción que ofrecen visitas guiadas y degustaciones. El vino más buscado por los extranjeros y emblema nacional es el malbec, ya que el 75% del cultivo mundial de esta uva se encuentra en Argentina.

Además de viñedos, Mendoza es famosa por su paisaje de montaña. Un recorrido que no deberías dejar de hacer desde la ciudad es el Circuito de alta montaña, que te llevará hacia la Cordillera de los Andes pasando por paisajes como el de las Termas de Cacheuta, ideal para hacer una parada y relajarse en sus piletones con vista a las montañas; Potrerillos, con su embalse de agua turquesa; Uspallata, lugar considerado energético en el que se filmó la película Siete años en el Tíbet; el Puente del Inca y su hotel termal abandonado bañado en los colores del agua cargada de minerales; el Cerro Aconcagua, pico más alto del mundo fuera de los Himalayas, con 6962 metros de altura; hasta llegar a Las Cuevas, punto desde el que se accede al Cristo Redentor que marca la frontera con Chile.

7-  El Calafate y sus glaciares

El Calafate es el punto base desde donde se visita el Parque Nacional Los Glaciares, ubicado a 80 kilómetros de distancia. Además de quedarte petrificado por varios minutos admirando la magnitud del Perito Moreno -la gran estrella del parque- hay varias actividades para hacer; la que más te recomiendo es la navegación y trekking que te lleva por los glaciares Upsala, Spegazzini, Mayo y Lago Frías.

Si el presupuesto no alcanza para hacer alguna de las excursiones, no te preocupes, una visita a este parque, caminando por las pasarelas y teniendo a corta distancia a esta masa de hielo de 60 metros de alto y 5 kilómetros de ancho, es una experiencia inolvidable de todas maneras.

8-  Bariloche

 

El Circuito Chico es nuestra recomendación número uno, un recorrido de 65 kilómetros que une varios de los lugares más icónicos de la zona, como el Hotel Llao Llao y Puerto Pañuelo. Desde este pequeño pueblo salen las embarcaciones que te llevan al Bosque de Arrayanes e Isla Victoria, dos refugios de fauna y flora autóctona.

Si disfrutás haciendo caminatas por la montaña, los senderos del Cerro López y el Cerro Catedral son ideales; y si querés unas excelentes vistas panorámicas, te recomiendamos que subas hasta lo alto del Cerro Campanario.

Bariloche es una hermosa ciudad para pasar unas semanas relajado y conociendo las bellezas naturales que la rodean.

San Martín de los Andes y Villa La Angostura son dos destinos cercanos a Bariloche que también recomendamos visitar cuando estés por la zona.

9- Puerto Madryn

Puerto Madryn es sinónimo de ballenas, o, siendo más específico, de la ballena franca austral, que todos los años migra desde la Antártida hasta este rincón refugiado de la Patagonia argentina para reproducirse y dar a luz, lo que convierte a Madryn en uno de los mejores lugares del mundo para ver a estos gigantes del mar.

La temporada de ballenas va de junio a diciembre, pero es en los meses de agosto y septiembre cuando más ejemplares se ven. Yo estuve en agosto y podía ver muchas ballenas con sus crías incluso desde la playa céntrica. Y ni hablar en los mejores lugares para verlas: la playa El Doradillo, que al ser muy profunda se acercan hasta metros de la orilla; y Puerto Pirámides, desde donde se hacen las navegaciones.

Pero Puerto Madryn no solo es ballenas, la fauna marina se hace presente todo el año: de febrero a abril es época de orcas, siendo el único lugar del mundo en donde estas sacan su cuerpo a la playa para cazar, ya que por la inclinación del terreno pueden retroceder de vuelta al agua. A los lobos marinos los verás todo el año, pero entre mayo y octubre es cuando las crías (nacidas los primeros meses del año) empiezan a familiarizarse con el agua y estar más activas. Y en Punta Tombo, a 190 km. de Madryn, entre mediados de septiembre y abril aparecen las comunidades de pingüinos. Delfines, flamencos y elefantes marinos también son parte del paisaje de Puerto Madryn, que por estas buenas razones creo que es uno de los mejores lugares para visitar en Argentina.

10-  Ushuaia

Conocida como “la ciudad al fin del mundo”, Ushuaia es un lugar mítico para todos los viajeros. Es aquí donde para muchos comienza o termina el largo viaje por todo el continente, conectando este punto con Alaska a través de la Ruta Panamericana.

Es al final de la Ruta 3, en Bahía Lapataia, donde está el ansiado “cartel del fin del mundo”, donde es común encontrarse con gente emocionada y festejando por haber llegado.

La navegación por el Canal de Beagle es para mí el gran imperdible de Ushuaia, pasando por el estrecho que une los océanos Atlántico y Pacífico que te alucinará con sus paisajes extremos, como el Archipiélago Bridges, casa de lobos marinos y miles de cormoranes, y el famoso faro rojiblanco Les Eclaireurs, apodado como “el faro del fin del mundo” (sí, todo acá tiene ese rótulo).

La caminata a la Laguna Esmeralda es otra de las visitas que no deberías perderte. Es un camino de 9 kilómetros en total que te llevará por un espectacular paisaje de bosque, glaciares y montañas.

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋, gracias por contactarte con ANDUMA VIAJES. ¿Cómo podemos ayudarte?
Powered by